El escritor y sus fantasmas de Ernesto Sabato

miércoles, 3 de abril de 2013


Cuando Ernesto Sabato publicó El escritor y sus fantasmas ya había explorado sus pesadillas más inquietantes en ficciones y ensayos. Como resultado de esa experiencia, emergen en un texto revelador sus dudas, críticas, teorías, búsquedas y reflexiones literarias. Con agudeza crítica y aire de "retrato del oficio de un escritor"; con rigor y ritmo de ensayo lírico, cada línea del texto es un ejemplo elocuente de la intensidad con la que el hombre enfrentado a su escritura polemizó con muchas de las ideas de su tiempo y con los límites de la palabra. La literatura es para Sabato educación del espíritu; descubrimiento y dialéctico ejercicio de pasaje desde la realidad al sueño; el periplo del lenguaje hacia la semilla original de la creación. Diario de escritor, arte poética, confesión de la intimidad más profunda sobre obsesiones y pasiones, carta a los lectores que se fascinaron con su obra, autoexamen profesional para comprender símbolos y marcas de su estilo, en síntesis: inagotable indagación sobre la vocación artística. En El escritor y sus fantasmas Sabato desnuda su alma y expone sus más iluminadoras reflexiones sobre el arte de escribir. 

El libro El escritor y sus fantasmas es un recopilación de textos de Ernesto Sabato con carácter ensayista. Con un análisis minucioso logra desmenuzar profundamente las polémicas más usuales que suelen circundar la literatura. Sabato indaga el motivo que mueve al escritor a dedicarse a esta profesión:
"...o se escribe por juego, por entretenimiento propio y de los lectores, para pasar y hacer pasar el rato, para distraer o procurar unos momentos de agradable evasión; o se escribe para buscar la condición del hombre, empresa que ni sirve de pasatiempo, ni es un juego, ni es agradable." (Pág. 24)

Plantea también la relación entre la literatura y el cine, haciendo una crítica a las adaptaciones que suelen hacerse:
"En estos últimos tiempos, escritores seducidos por la técnica cinematográfica, quieren trasladarla al libro. Algunos, porque al escribir ya están pensando en las ventajas (bastardas) de una filmación..." (Pág. 35)

Se ríe de la premisa catastrófica del fin del género, la cual se repite cada tanto, propulsada por las revistas literarias y los críticos:
"Hace unos treinta años, T.S.Eliot afirmó que el género había terminado (...) Ocurre que con frecuencia se confunde transformación con decadencia, porque se enjuicia lo nuevo con los criterios que sirvieron para lo viejo." (Pág. 94)

Menciona el debate acerca de la literatura creada con el único fin de vender y se posiciona al respecto: 
"...Escribir para ganar dinero es una abominación." (Pág. 100)

Les puedo decir que no me gustaría que Sabato reseñara una de mis obras: realmente logra destruir a un escritor de una forma magnífica, que llega más allá del significado de la palabra cruel. Concluyendo con una frase fatal su análisis: "...debería renunciar a la literatura". Con gran estilo, analiza a varios autores y varias obras.
En síntesis, da una exhaustiva definición de novela, relaciona las artes, el cine, la economía, la historia, la filosofía y la música con la literatura. Además, analiza teorías, define la literatura nacional argentina y la relación existente entre los críticos y los escritores. Incluso habla sobre la relación entre la literatura y el estado, analizando la literatura social, mostrando al escritor rebelde que sigue siéndolo aunque la revolución gane.
Por último, con gran magnificencia concluye: 
"Los hombres escriben ficciones porque (...) son imperfectos. Un Dios no escribe novelas." (Pág. 218)

Este libro requiere de un lector competente o al menos de la cercanía de un traductor y una enciclopedia. Recomendado solo para los amantes del género.

2 comentarios:

  1. Gran escritor; con sólo dos libros, uno más reconocido que otro, se hizo un nombre en el mundo de la literatura de la misma forma que lo hiciera Rulfo, pocos libros, pero mucha calidad.
    Con sobre héroes y tumbas, que es su gran novela, en cuando a extensión,sábato explota su ser existencialista, con la misma calidad que lo hace en su corto y reconocido tunel. Amado por muchos y criticado severamente por otros, que como Borges dicen: "jamás debió haber escrito", no por ser mala su literatura, sino por aporte, pues Sartre ya había desarrollado de manera genial esa expresión en la literatura.
    Sólo hoy me entero de este tercer libro, buen aporte, pues es uno de mis escritores predilectos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que todos los que pueden escribir deben hacerlo. Sabato lo dice en este libro. =) No te lo pierdas, es de gran calidad y muy interesante.

      Eliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!