Cómo cuidar tus libros

jueves, 11 de julio de 2013

Los libros son bonitos. Verlos en las librerías o bibliotecas despierta instintivamente a nuestro ser lector. Pero, al llevarlos a casa, corren el riesgo de que seamos malos lectores. ¿Cómo es eso? Al no cuidarlos, esos tesoros podrían deteriorarse, romperse o arruinarse por completo. ¡Hay que evitar que eso ocurra! Para que tu libro se vea siempre bonito y sin daño alguno, hay un par de consejos que podrías seguir:

El polvo
Aunque te parezca mentira, una de las mayores causas de deterioro de un libro es el polvo. Sin darnos cuenta, comienza a cubrir la parte superior del libro, la que generalmente está libre en una estantería. Puede incluso llenarse de insectos como las polillas, las arañas y las termitas. Debes limpiar asiduamente los libros del polvo con un plumero o una brocha ligera. Cada seis meses, deberás hacer una limpieza más profunda, retirando los libros de los estantes. Puedes limpiar el estante con un paño, rejilla o trapo mojado, pero luego recuerda secarlo con otro paño. ¡Es importante que el agua nunca moje al libro! Para limpiar el libro, primero, sujétalo fuertemente cerrado. Evita que el polvo que saques de su lomo se introduzca dentro de las páginas. Utiliza el plumero o un paño seco para limpiarlo.

Temperatura
Evita colocar libros cerca de fuentes de calor. Las imágenes de una biblioteca al lado de una chimenea resulta agradable de ver en una película, pero a la larga eso puede costarle caro a los ejemplares. Las estufas eléctricas también pueden dañarlos. El calor reseca la cola de encuadernación del libro, haciendo que este se rompa fácilmente si quieres abrirlo. También daña las páginas, que se resecan y ajean. Debes asegurarte que haya un flujo de aire corriente a diario para evitar el famoso "olor a libro viejo".

Luz
Es importante alejarlo de la luz solar. ¿Te gusta leer al aire libro? Perfecto, pero que el libro no se exponga directamente y por mucho tiempo a los rayos del sol. El color de las tapas, en especial el de las portadas, se decolara rápidamente al estar expuesto al sol. Además, el papel se resiente y comienza a degradar. La luz fluorescente también les hace daño, aunque en menor medida. No dejes libros olvidados en tu jardín ni junto a una ventana. Es mejor acondicionar una habitación para su lectura que ver cómo se deterioran tus libros.

Humedad
El agua hace mal a los libros y no les gusta a los gatos. Fácil de recordad, ¿verdad? Entonces, ¿por qué se nos olvida verificar el grado de humedad? Evita las habitaciones húmedas, las paredes con cañerías o tuberías y ¡nunca dejes un libro abandonado en tu jardín o en una ventana! La destrucción del libro por causa de la humedad es tan rápida, que antes de que te des cuenta, tu libro estará arruinado. Si a eso le sumas una temperatura alta, lo tendrás lleno de hongos y ácaros. Si ya tienes un libro en estas condiciones, retíralo de la estantería para que no contamine al resto. Déjalo en un lado aireado y con luz tenue, limpia sus hojas. Es muy fácil, solo hecha un poco de polvo de talco en las páginas afectadas, ciérralo correctamente y pon algo de peso encima para que su lomo vuelva al estado correcto. Después de un par de días, retira la totalidad del polvo con un cepillo o pincel suave seco. ¡Y listo!

Estanterías
Elegir una mala biblioteca o estantes inadecuados es algo en lo que nunca prestamos atención. A veces no tenemos opción, pero si podemos elegir, recuerda encontrar estanterías con fondos de madera que separe los libros de la pared. Si tus librerías no tienen fondo, solo procura que los libros nunca toquen la pared. Más allá de eso, la estantería debe estar recta, de lo contrario podría afectar al libro. Si piensas comprarte una nueva, es recomendable que sea hecha de madera y no de vidrio, ya que este no permite el paso del aire. Limpia la estantería a diario y evita la acumulación de polvo y la presencia de insectos. No coloques los libros horizontalmente, el peso excesivo a la larga dañara la encuadernación y el lomo.

Lectura
No abras el libro con fuerza ni demasiado. Podrías romper la encuadernación y despegar las páginas o las tapas. No dobles las esquinas de las páginas para señalar la lectura. Sé que muchos lo hacen pero es un mal hábito de lectura, el papel se humedece y deforma su totalidad de páginas, haciéndolo parecer más gordo de lo que es y dificultando el cierre. Si ya lo hiciste, para acomodarlo nuevamente, déjalo con peso encima por un tiempo hasta que recupere su forma normal. No te mojes el dedo con saliva para pasar la hoja, es asqueroso y marca el libro como un sello de humedad. No guardes nada dentro del libro, en especial hojas o flores. Al descomponerse mancharán el papel y lo degradarán. No tosas ni estornudas sobre un libro, sé que no se puede evitar a veces, pero inténtalo. No uses perfume en un libro, lo dejará húmedo y manchará las hojas. Puede incluso correr la tinta. No bebas ni comas mientras lees, los accidentes ocurren. Mantén las manos sucias lejos. No subrayes ni escribas ni con bolígrafo ni con lápiz.

Malos actos tratando de hacer el bien
No uses cinta adhesiva para volver a colocar una hoja en el libro. El pegamento arruinará la hoja suelta y las demás donde lo utilices. Primero se decolorará la hoja y luego se terminará rompiendo. No uses insecticida para deshacerte de los insectos que estén en la biblioteca, perjudica seriamente al papel del libro.

28 comentarios:

  1. O_O No sabía lo de la luz solar. Pondré estos consejos en marcha en cuanto haga la limpieza de cada semana mañana por la mañana.
    ¡Gracias por la información! ^0^

    ResponderEliminar
  2. Yo trato los libros genial tal y como has dicho que se hacen excepto que los libros chocan contra a pared aunque como la estantería la parte del fondo es de madera no se daña nada del libro.
    Y lo que no he visto es que no has puesto, amos creo que no lo has puesto y te ha faltado, es decir que no hay que tener los libros muy apegotonados, sino dejar un espacio entre ellos de unos milímetros para que al sacarlos se dañen (rallarse) o aunque se dañen que sean lo menos posible. Es que yo cuando voy a casas de mis amigas o librerías veo que sucede eso y sufro mucho porque se destroza mucho la portada.
    Un beso^^, me ha encantado leer tus consejos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También, muchas gracias, lo agrego!
      Abrazos!

      Eliminar
  3. Madre mia!!! Yo la verdad es que no soy tan cuidadosa, si que dejo a veces los libros al sol si estoy fuera leyendo. Aunque si que les limpio el polvo de vez en cuando para que no se ensucien y no les hago marcas ni nada, porque luego quedan feos. Lo de la libreria no lo habia oido antes lo tendre en cuenta

    besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Super, no te los olvides en el jardín!! Jajaja =)

      Abrazos!

      Eliminar
  4. Yo soy bastante cuidadosa con mis libros, tanto que cuando los voy a sacar de la estantería parece que es una escena en cámara lenta jajaja lo que no sabía era lo de la estantería de cristal, ya decía yo que no se veían naturales los libros en una de esas. Que buenos consejitos

    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, naturales =P Muchas gracias!
      Abrazos!!!!

      Eliminar
  5. No sabía muchas de estas cosas y al parecer incumplo algunas. De todas formas mis libros se deterioran más cuando los presto.

    Que andes bien

    ResponderEliminar
  6. soy tan paranoia que esto ya lo sabía porque siempre ando buscando tips para cuidar mis libros u_u creo que tengo una especie de trauma @_@ pero es un aporte muy interesante!!! demás que alguien no lo sabía y le sirve!
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, nada de paranoias... ¡Es amor! Jajaja.
      Abrazos!

      Eliminar
  7. Rayos, en mi cuarto entra mucho polvo D:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que mal, alguna solución vas a tener que inventar =(

      Eliminar
  8. Lo del polvo es horrible, todas mis cosas tienen polvo, vivo entre polvo :S
    por lo demás cuido mucho mis libros y haré mi esfuerzo para llevar a cabo los consejos n.n gracias por compartirlo, muy útil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del polvo venimos y al polvo vamos, lo dijo El rey león.
      De nada, espero que te sirva!

      Eliminar
  9. Gracias por los consejos Nanny yo siempre si voy a llevar mi libro en la mochila guardo mi libro en una bolsa para no ensuciarlo con otras cosas y no sabía lo de los insecticidas ni del sol por cierto D:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, eso es muy bueno. Yo lo guardo dentro de otro cuaderno más grande, para que no se doblen las páginas.

      Eliminar
  10. Geniales los consejos! Mi peor enemigo: el polvo :/
    Gracias por compartir la info!

    ResponderEliminar
  11. Quee geniales consejoos Nanny!! Me vienen genial para cuidar la estanteria mejor!!

    ResponderEliminar
  12. Gracias por tus consejos. Muchos de los libros que tengo ya tienen mas de 30 años, creo que los he cuidado bien; y tomar estas medidas no esta de mas.

    ResponderEliminar
  13. Unos consejos estupendos. Lo tendré en cuenta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. ¡¿Quién dobla las hojas de un libro a propósito?! Lo que me entristece de los libros en físico es que envejecen tan rápido sino se tiene cuidado, trataré de cuidarlos con éstos consejos en mente. Saludos.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!