Los autores toman la palabra: preguntas y respuestas en la era digital

jueves, 4 de julio de 2013

Celebrando el 50º Aniversario del Centro Cultural de Círculo de Lectores de Madrid, el pasado 10 de Junio, se abrió una conferencia bajo el título “Los autores toman la palabra: preguntas y respuestas en la era digital”, en donde los escritores Julio Llamazares, Javier Sierra, Julia Navarro, Lorenzo Silva, Milagros del Corral, Rodrigo Fresán y Elvira Lindo, fueron convocados para debatir acerca de los nuevos desafíos que ha impuesto la era digital. Como son muchos los puntos de vista y posiciones tomadas, pasaré a copiarles los puntos principales de la nota de prensa, la cual pueden consultar completa dando click aquí.

Milagros del Corral subrayó la perentoria necesidad de que el legislador ponga orden en el escenario digital que, poco antes, Fresán había comparado con el far west. Tarea compleja dada “la imposibilidad de distinguir entre el derecho de comunicación y el derecho de reproducción en Internet, pero es preciso buscar equilibrios entre los distintos intereses y adaptar las leyes a la realidad”, añadió Del Corral. En su opinión, se ha perdido un tiempo precioso “en la búsqueda estéril de culpables” y ahora ha llegado el momento de encontrar soluciones. Además, Milagros del Corral abogó por la pedagogía para combatir “la desafección de los jóvenes hacia los derechos del autor”. Por su parte, Rodrigo Fresán afirmó que “estamos en la prehistoria de la prehistoria de una profunda mutación que se está produciendo cuando el autor, que tiene los derechos más torcidos y retorcidos, aún no entiende que sólo tenga derecho al 10% del precio de la tapa; nuestro único derecho es que no tenemos derechos y que más nos vale vender lo más posible”. A la pregunta de Blanca Berasátegui sobre cuál es el impacto que está teniendo el nuevo escenario digital en el proceso de creación literario, Julio Llamazares fue rotundo: “Lo digital cambiará la literatura porque ya está cambiando a las personas y su manera de estar
en el mundo
. Sin embargo, la esencia del hecho literario seguirá siendo el mismo, porque permanecerá invariable desde Homero y hasta el último hombre que escriba sobre la faz de la tierra: alguien que procura plasmar por escrito, con la mayor fidelidad posible, sus sentimientos y pensamientos". Añadió que el proceso de escritura, en su caso, ha sido el mismo en su última novela, Las lágrimas de San Lorenzo, que en la primera: “Utilizo el ordenador como la Olivetti con la que escribí Luna de lobos, como una máquina de escribir que permite tachar y grabar”. Por el contrario, Javier Sierra admitió que en el proceso de escritura utiliza las redes sociales para ponderar las reacciones de sus lectores ante algunos elementos que planea introducir en su narración. Lorenzo Silva dijo negarse a la lógica imperativa de las redes sociales: "Me niego a gestionar públicamente mi vida privada a través de las redes sociales. La cuenta de correo electrónico que figura en la web que abrí hace 13 años, esa herramienta casi rupestre, es la vía que utilizo para atender a los lectores". Silva reivindicó la figura del editor –“sin esta figura, un libro nace en orfandad”- y manifestó sus recelos ante las plataformas digitales que permiten a los autores la autoedición, pero que no le ofrecen ningún valor añadido, ningún servicio: “Es estar en la nada, desnudo bajo la noche”. Julia Navarro, sin embargo, mantuvo una opinión discrepante: esas plataformas representan una oportunidad para los jóvenes escritores que se ven rechazados por las editoriales. Comentando su propia experiencia, confesó que se rebelaba contra “la nueva dictadura de las tecnologías y lo digital” y no tener ningún interés en mantener presencia en las redes sociales: “Sin embargo, participo en muchas presentaciones, acudo a clubes de lectura; son experiencias que me resultan muy gratas”. La intervención de Elvira Lindo, encargada de recapitular y comentar los asuntos tratados, clausuró la jornada: "La literatura es algo personal y reflexivo. Solo se puede escribir en soledad. Las grandes corporaciones nos convencen de que la masa, que celebra la ignorancia, decide". También criticó la importancia que los medios de comunicación y la sociedad conceden a los comentarios vertidos en las redes sociales: “Son el reino de la banalidad y, desde luego, no tengo datos que corroboren que la presencia en ellas de los autores se traduzca en un incremento de ventas”.​​
Sé que la nota es un poco larga, pero vale la pena leerla. Hay un par de puntos importantes y que los autores abordan de manera diferente. Concuerdo con que hay que respetar los derechos de autor, aunque me choca un poco la frase de Milagros del Corral, “la desafección de los jóvenes hacia los derechos del autor”, no me parece del todo afortunada, ya que acusa a los adolescentes de ser los primeros en piratear libros, cuando se sabe que no es tan así. Concuerdo con Julio Llamazares en su visión de ver el nuevo cambio de la Literatura y pensar que no habrá grandes cambios en el proceso de creación literaria. Es un tanto rara la idea de creación de Javier Sierra, pero supongo que no es el único escritor que lo está haciendo, eso de tantear las reacciones de los lectores para escribir sus obras... Me recuerda a El nuevo arte de escribir comedias de Lope de Vega.
Son interesantes las posturas de Lorenzo Silva y Julia Navarro sobre la autopublicación. Y la única con la que realmente estoy en desacuerdo es con Elvira Lindo, quien se despachó con una frase fuerte: "Las grandes corporaciones nos convencen de que la masa, que celebra la ignorancia, decide" ¡Auch! Me imagino que sus obras serán totalmente elitistas y no escribirá para el pueblo, de otra forma, su idea de que la masa celebre la ignorancia me parece incluso ofensiva. Y le llamaría a la reflexión sobre "los comentarios vertidos en las redes sociales", tal vez es necesario que se le explique, que esos comentarios, vienen de lectores, lectores que bien pueden ser sus lectores.
Bueno, bueno, de todas formas, ¡quiero saber qué opinan ustedes al respecto! ¿Con qué estás o no de acuerdo?

10 comentarios:

  1. Interesante la nota. A mi no me gusta lo que dijo Milagros y Elvira.

    ResponderEliminar
  2. Mmm, “Son el reino de la banalidad y, desde luego, no tengo datos que corroboren que la presencia en ellas de los autores se traduzca en un incremento de ventas”.​​

    No es cuestión de estar en las redes sociales para vender más.
    Yo no lo encaro por ahí, yo no le pido a los autores que usen twitter o FB para que me vendan lo que escriben, pero estaría bueno que se planteara que como escritor es interesante estar comunicado con quienes leen sus libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, no deben subirse al caballito!
      Jajaja.
      A muchos escritores se les infla demasiado el ego y luego se olvidan de que no serían nada si no hubiese gente que los leyera.

      Eliminar
  3. A mí tampoco me gustó lo que dijo Milagros y Elvira, obviamente estar en las redes sociales no se trata sólo de incrementar ventas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pero al parecer a muchos se les olvida.

      Eliminar
  4. Creo que la Literatura no pierde su escencia por culpa de la digitalizacion.
    Las redes sociales son un punto de encuentro para promocionar o comonicarse con sus lectores, a mi me parece genial que las personas puedan comunicarse con los escritores y poder expresar sus sensaciones con algun libro.

    Para mi siempre deberiamos ver un poco al futuro y anelar el progreso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino lo mismo, pero a muchos les cuesta el cambio.

      Eliminar
  5. Estoy de acuerdo con E.Guerrero. Las redes no hacen tal cosa, tal vez personas que participan en esas redes, pero no todos son iguales.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, tal vez solo es interesa vender =P

      Abrazos!

      Eliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!