Catorce allanamientos por Libros Truchos

viernes, 20 de diciembre de 2013


La venta de libros falsificados, o libros truchos como les llamamos en Argentina, produce un enorme daño tanto a los autores como a las editoriales. Estas copias son casi idénticas a los libros originales y los lectores no tienen modo de diferenciarlos o no están al tanto del problema. ¿Cuándo uno va a comprar un libro se pone a pensar si es o no original? Si no sabes como diferenciar un libro original de un libro trucho, has click aquí y lee la nota que realicé para el blog en Enero, en donde di algunos tips para estar alerta.
La venta de estos libros se realiza especialmente en ferias y en algunos quioscos de diarios; sin embargo, esto no debe alarmarnos, simplemente hay que estar atentos. Y no se debe confundir a los libros truchos con los libros de editoriales pequeñas, ya que esto no se aplica a la re impresión de clásicos.
La cadena de falsificación tiene varios eslabones: el de la producción, la impresión, la distribución y la venta. El primer eslabón de la investigación fueron los lectores, algo muy muy importante. Si has comprado recientemente un libro y este se ha perdido sus páginas, la costura no resiste y pierde las tapas, la letra no es visible o se repite el texto, es importantísimo que te pongas en contacto con la Editorial o la Librería, (¡Siempre hay que guardar los tickets o facturas de compra!) para solucionar tu problema. Muchas editoriales analizan la cuestión y devuelven un ejemplar en mejores condiciones. Fue porque algunos lectores contaron dónde habían comprado los libros que el caso avanzó y se pudo detener un cargamento tan importante.
Desde hace más de un año, el área de investigaciones criminales de la Policía Metropolitana, a cargo del comisionado Jorge Grillo, ha sumado evidencia para que el juzgado de Daniel Rafecas y el fiscal Carlos Rívolo (causa por falsificación de libros) ordenaran los 14 allanamientos que se realizaron en la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal.
La causa surgió a partir de la denuncia de Editorial Planeta y por el Centro de Administración de Derechos Reprográficos (CADRA), entidad que se dedica a gestionar y proteger los derechos de autor en la Argentina. En la Feria Internacional del Libro de 2012, Viviana Canosa (presentadora televisiva, muy famosa por su conducción de programas chimenteros) se encontraba firmando ejemplares de su libro ¡Basta de Miedos! cuando se dio cuenta de que varios ejemplares que traían sus lectoras eran "truchos". La Editorial Planeta, rápidamente le ofreció un trueque a todos esos lectores: un ejemplar original a cambio de el falso y la dirección donde fue comprado.


Cuatro de los allanamientos fueron realizados en la localidad bonaerense de San Martín, uno en Valentín Alsina y el resto en distintos puntos de la Capital Federal: Plaza Italia, Parque Rivadavia y el barrio de Pompeya. Fueron allanadas dos imprentas, cuatro depósitos, una encuadernadora, una laminadora, una librería y cinco puestos de venta al público. Fueron halladas 60 mil ejemplares falsos terminados y 40 mil en proceso de elaboración. Fueron detenidas seis personas, que fueron trasladadas a las Comisarías 4 y 12 de la Policía Metropolitana.
Entre los libros allanados, había ejemplares falsificados de Él y ella de Luis Majul, Operación Masacre de Rodolfo Walsh, Historias de diván de Gabriel Rolón, varios títulos de Paulo Cohelo, El señor de los anillos de Tolkien (y El Hobbit), títulos de Alejandro Dolina y El Eternauta de Héctor Oesterheld junto con muchísimos libros infantiles.

*Imágenes de Infobae.

6 comentarios:

  1. Wow, a veces uno cree que la falsificación es para cosas como las películas, ropa, etc y encontrarse conque también falsifican esto que amamos tanto debe ser horrible. Yo por ejemplo, por las características que dicen tener los libros falsificados, tengo un par en esas condiciones, si no me equivoco, los 4 primeros libros de Harry Potter comprados hace millones de años apenas salieron. En esa época me parece que Emecé era la editora y siempre le eche la culpa a Emece que uno de mis libros se estaba desojando todo. Ahora me doy cuenta que son copias falsificadas.
    Me alegro que la policía haya encontrado estos depósitos de libros falsos. Todos tenemos que estar atentos a esto y denunciarlo en cuanto nos demos cuenta que el libro no está en las condiciones que debería.
    ¡Saludos Nanny!

    ResponderEliminar
  2. ¿y que hacen con los libros que se lleva la policía?

    ResponderEliminar
  3. No tenía ni idea la verdad. Menos mal que la policía se dio cuenta. Gracias por la información.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me parece que en más de una ocasión adquiri un volumen de estos ahora que leo tu nota. Espero no volver a caer en la trampa.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Acá es terrible la falsificación de libros, lo peor es que la gente se enorgullece de ello!!!!! es increíble que no sepan como afecta la piratería.
    Lo peor es cuando compras uno y ni te enteras, que aveces hacen copias tan exactas. El código da vinci lo compré porque creí que era de segunda y cuando lo fui a leer me di cuenta que era trucho :S casi me da una úlcera de la rabia!
    saludos!

    ResponderEliminar
  6. "La venta de libros falsificados, o libros truchos como les llamamos en Argentina, produce un enorme daño tanto a los autores como a las editoriales"

    Que inocente... los únicos perjudicados son los escritores... las editoriales son bastante garcas per se...

    al respecto te invito a que busques y leas la experiencia de H. Casciari (sudamericana le liquidaba mil libros en el mismo período que un amigo de él vendía 900 en una librería de una ciudad del interior... que onda? en el resto del país casi no se vendía?)

    La otra es la experiencia de Osvaldo Soriano. Escribió varios artículos sobre las editoriales que no pagan las regalías e incumplen contratos (ejemplo: sus libros se vendían con la faja "200.000 ejemplares vendidos" mientras que a él solo le liquidaban 50.000).
    También cuenta la anécdota de un imprentero que le contó como la misma editorial lo había contratado para editar, de manera trucha, su libro...

    Conclusión: lo de los libros truchos lleva años, y empezó por las mismas editoriales como manera de evadir impuestos y regalías... ¿por que salta ahora? simple: porque se les fue de la mano, las editoriales capaces de editar semejante cantidad y calidad de libros no llegan a 50 en el país... las mismas editoriales alimentaron la truchada, hasta que los imprenteros se avivaron y empezaron a truchar más cosas y, finalmente, a truchar más de lo que la editorial les pedía...

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!