Nanny Books: Querido diario: Cuando la vida te hace un 2x1
-->

sábado, 11 de febrero de 2017

Querido diario: Cuando la vida te hace un 2x1


El año pasado les hablaba desencantada de mi nueva filosofía: la vida es una mierda. Hoy puedo doblarles la apuesta, porque además la vida es una jodida gamberra. Crees que la mala suerte ha terminado, que tu destino puede que no sea tan malo y ahí viene ella... y te hace un 2x1.

Querido Diario es una nueva sección del blog, que sigue los pasos del tradicional EDUM (Espacio de un Martes), pero con contenido sumamente personal.

No iba a ser un día como cualquier otro. Tenía múltiples planes. Primero, pasar por la tienda a cambiar una remera que no, no entra y no entra, me corta la respiración y me deja como un matambre. Luego pasar por el banco a retirar el último saldo de mi último sueldo. Desde allí partir para el centro, a encontrarme con una amiga. ¡Tarde de chicas! Por último, juntas al cine, a ver una peli malísima, pero con idea de divertirnos un montón mientras la criticamos. Finalmente, retornar a casa.

¡CHAN! Algo salió mal. Tienen sesenta segundos mientras leen esta pequeña frase para descubrir dónde estuvo el fallo, dónde esa jodida, esa a la que llaman Vida, me dio por... me hizo un 2x1. ¿No tienen idea? ¿Les suena a que seguro fue un día perfecto? ¡Pues no!

Sí, fui a la tienda y también al banco. Pero no había caminado ni tres cuadras, que al cruzar una calle siento (porque mayoritariamente todo fue sentir) una corriente de aire brusca a mi espalda, un frenazo y un brazo (de manga de joggin) que me quita la cartera. No voy a jactarme de reflejos rápidos, pero tenía bien agarrado el bolso. Así que hubo una pequeña resistencia.

El "motochorro" (termino especial para denominar a esos abominables seres que se dedican al robo mientras conducen una moto... y aún así nunca los agarran, digo, no los filman las cámaras, no tienen registradas las patentes, un circo) en menos de lo que ustedes tardaron en leer se llevó mi cartera. Debido al impulso que tomó cuando arrancó y sumado al hecho de que yo tenía agarrada la cartera, me vi empujada hacia adelante, donde momentos antes estaba la moto.

Debido a la rapidez de todo el asunto, el auto que venía (por suerte, despacio) detrás de nosotros, alentado por el cambio de semáforo a amarillo, no se detiene nunca. Al parecer, una joven a la que acaban de robar frente suyo no es motivo de detenerse. Ni ya decir de socorrer. El muy imbécil, porque no se le puede adjetivar diferente, estaba jugando con el celular (como testigos declararon luego) así que aceleró y ¡me llevó puesta!. Y volé, no muy alto, ni muy fuerte, pero volé. 


Me vi levantada un par de metros para caer de costado, medio en el asfalto, medio sobre una fitito estacionada (mal estacionada también, porque estaba sobre la rampa para discapacitados). Debido al impacto, al chofer se le prenden las luces en la cabecita, une ideas, se da cuenta de que acaba de atropellar a alguien e intenta darse a la fuga.

Los señores pitufos (coloquialmente nos referimos a la nueva fuerza policial que viste de azul claro) alertados por la gente (mi fiel público espectador que tenía celular en mano, quiero creer que para llamar a la policía o la ambulancia y no para sacarme una foto con la falda levantada y la pierna abierta) se meten en el medio la calle para frenar el transito y al auto en huida.

Mientras, yo estaba totalmente atontada, seguramente estuve como diez o quince minutos con la tanga al aire y sin darme cuenta de nada. Hasta que un grupito de muchachos (de esos que los ves en la calle y te das vuelta porque pensás que te van a hacer daño), se acercaron, empezaron a los gritos pidiendo una ambulancia y me acomodaron la falda (y no, no me tocaron el culo).

Aunque estaba en Provincia (discriminación, siempre discriminación) esa zona tiene mucho tráfico y oleadas de gente que baja de las terminales de colectivos, por lo cual la ambulancia del hospital que está, literalmente, a menos de veinte cuadras del lugar, no llegaba. Así que un patrullero que sí llegó (comisaría a tres cuadras y con la orientación de la calle a favor), me hizo una crucial pregunta: ¿quiere hacer primero una denuncia o la llevamos al hospital? Recuerden que yo veía pajaritos volando alrededor de mi cabeza, estaba totalmente zombie, así que le dije que sí. Simplemente que sí. 

Me llevaron a la comisaría, donde estuve contando la misma historia dos veces. La primera para ponerlo en corriente al Comisario. La segunda para que lo trascribiera. Luego, él me la leyó a mí. Finalmente hicimos las correcciones necesarias como si de una novela se tratase y me dijeron que ahora sí, tenía que ir al hospital... Pero no para atenderme, sino para hacerme pasar por un perito médico. Al salir de la oficinita, me encuentro con el conductor. Yo no lo reconocí, porque no lo había visto antes, ya que al momento del impacto estaba de espaldas. Pero uno de los polis, le dice al Comisario, "ahora el chofer que la embistió". El hombre jamás levantó la cabeza para pedirme disculpas ni nada por el estilo.

En el Hospital estuve alrededor de cuatro horas esperando porque había casos de más urgencia y aunque me revisó la pierna una enfermera (que dijo que con un par de puntos se solucionaba), me tuve que quedar ahí hasta que finalmente llegó mi turno. No hay por qué quejarse, a este tipo de médico en especial suelen atenderse personas que fueron baleadas, violadas y heridas. Así que lo entendí de una, calladita y mirando al techo que cada una allí tenía su propio dolor. La doctora que me atendió me revisó y me derivó a la guardia común, luego de llenarme un montón de papeles que supuestamente servirán para establecer el caso y la confrontación con el seguro del auto. En la guardia del Hospital, tuve que volver a esperar... Pero creo que fueron solo dos horitas. Allí se encargaron de sacarme placas (en donde tuve que posar de manera extraña) y otros estudios para los cuales no le veo la relación, pero "ya que estamos".

Salí cerrada la noche para volver a la comisaría a presentar un papel que aseveraba que fui al perito. Allí me entregaron un papel con los detalles del auto que me chocó y me aseguraron varias veces que atraparían al motochorro porque había cámaras en la cuadra. También me devolvieron la bolsita de la remera, que se me había caído con todo el lío y que un par de muchachos acercaron a la comisaría. Sí, esos muchachos. No los volví a ver, pero espero que el karma, la vida, el destino, Dios o lo que sea que rige nuestras tristes vidas les de mucha felicidad y buenaventura.

Por último, retorné a casa. En donde toda mi familia (incluso la que no vive conmigo) se acercó a mimarme, a decirme que toda iba a estar bien y que por favor nunca más saliera sola. Cosa del todo imposible, pero en el momento es un dicho que reconforta. Estaban tan contentos de que estuviera viva, que me dejaron subir a la cama a mi perrita y a todos los gatos que quisieran compartir mi almohada. Sí, soy una persona adulta, pero no parece. Lo único positivo que tiene esta historia es que no me robaron el celular, porque siempre lo tengo metido en... bueno, ya saben, en mi corpiño. Gracias a esto, pude avisar a mi amiga para que no me esperara y a mi hermano para que me viniera a hacer compañía. Ah, y pude cambiar la remera, por otra, que mucho no me gusta, pero que me queda más holgada.

Si algún día están pasando por un mal momento, acuérdense de mi 2x1 y piensen que no todo está mal... Ya que yo estoy peor.
¡Los quiero!

7 comentarios:

  1. Ay Natasha!Me entristece tanto la yeta que estas teniendo ultimamente,porque a pesar de que no nos conocemos personalmente(aún)te aprecio mucho porque compartis tus pensamientos.
    Comparto que la vida es una mierda en la mayoria de los casos,pero mierda de verdad son esos,y aca se va totalmente mi filtro,esos hijos de re mil puta,con el perdon de las putas,y el forro del conductor que quiso emprender la huida.Te entiendo y comprendo tu angustia,a mi me paso algo así en el bondi hace unos años,iba sentada,con mi mochila por delante llena de apuntes que recien habia comprado,y por los cuales pagué mucha plata,y en un momento que el colectivo freno en una parada,un forro de estos me quiso sacar la mochila y del tirón que pego fui a parar al piso,lo unico que atiné a hacer fue gritar ¡NO! Y abrazar con todas mis fuerzas esa mochila,el tipo tiraba desde abajo del colectivo hasta que este arranco,no pudo sacarmela,pero quede tirada en el piso y nadie,salvo un hombre que me ayudo a levantarme,ni siquiera el chofer hizo nada,siguió el viaje como si nada,y la sensación es espantosa,ni decir que empece a llorar cuando llegue a destino,y tampoco me sacaron el cel porque lo tenia apretado entre los rollos y la cintura del pantalon.
    Sinceramente espero que nunca más por ninguna razon tengas que hacerte un precario(asi se llama a la revisión medica policial),ni ir a hacer una declaración y muchisimo menos que unos hijos de puta te saquen tus cosas y pongan en peligro tu vida.
    Me alegro mucho que tu familia,tu perra y tus gatos te esten cuidando,y que te recuperes muy pronto.
    Y ya vendrán las buenas Nanny,se nota que sos una buena persona,y el karma,asi como te vuelve cuando te la mandas,te regresa con las cosas buenas.
    Te mando un enorme abrazo de oso y animo,todo va a mejorar(lo creo yo que soy la mas pesimista del mundo,creerlo vos tambien)
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Hola Nanny!
    Ay pero día de m***, antes que nada espero que estés bien de la pierna y del golpazo, se que también es una cagada que te roben pero podría haberte pasado algo peor en términos de salud. La gente es una loca, manejan como posesos, ni se preocupan por el peatón, fuiste amable yo le hubiera dicho de todo cuando lo tuviera adelante. No voy a decir nada de los motochorros, son unas lacras, cuando voy caminando voy pegada a la línea de casas por las dudas; es terrible que tengamos que vivir así, asustados de que salis y te roban pero como decís tampoco podes ir acompañada a todos lados.
    Hace un tiempo me pasó algo parecido, recién había perdido a mi papá y me robaron enfrente de un montón de gente, me puse a gritar tan fuerte que recién alguien de una casa a mitad de cuadra (esto me pasó en la esquina) me ofreció un teléfono para llamar a alguien. Es como que nadie se quiere meter, por las dudas, por miedo y también es una m***.
    No sé en qué parte del conurbano te pasó todo esto, pero vivo ahí, no sé si en la zona más jodida de todo el primer cordón pero se siente que cada vez hay más robos :(
    Saludos y espero que todo mejore!

    ResponderEliminar
  3. Nanny, =-O! !! Me alegro que estes bien y que esos muchachos te hayan ayudado junto con los vecinos. Fue un día de mierda y te entiendo. Hace unos años un motochorro de esos, espero a que mi tía saliera del auto (ella iba a cambiar ropa de una sobrina) y apenas empezó a cruzar se la llevó puesta, mi tía quiso soltarse de la cartera pero el tipo arrancócon todo y la llevó por el asfalto, muy pocos metros, por suerte y lo peor, estaba completamente sola, nadie la ayudó ni vio, mi tía como pudo se levantóy fue hacia la tienda, donde al verla entrar, la dueña se preocupó x-( pero no tuvo tu suerte Nanny, y así como estaba subió al auto y fue a que la vieran :/... varios días después vino a casa a contarnos y no pude sentir más rabia por la gente inexistente que no la ayudó. Yo también pienso que la vida es una mierda pero últimamente, leí un mensaje que escribió Pau Dones de Jarabe de Palo y me dio un vuelco el corazón, él dice que esta feliz porque gracias al cáncer pudo reencontrarse con la vida y aprender a vivirla y según noticias y él mismo los médicos le dijeron que tiene los años de vida contados la primera vez que le detectaron la enfermedad y él se curó, pero este año le apareció de nuevo. ..y él dice que ya no pregunta cuento le queda, porque prefiere vivir la vida a lo grande, disfrutar cada instante como si fuese el último, ya planeo todo este año, sacó un libro y va a hacer giras por todo el mundo. Si ya me gustaba su música, ahora estoy agradecida con él por enseñar lo que es luchar por tus sueños, y por la vida. Cuento esto, porque yo me siento igual que vos con la vida y también porque tomó remedios para la ansiedad y el pánico desde los 15 y porque la vida es una mierda, sí, pero en las cosas simples esta la verdadera vida. No soy una gurú ni nada por el estilo jaja pero no sé quería decirte lo de arriba, porque lo que te sucedió fue horrible y maldigo al desgraciado ese, al motochorro y al del auto, que los aplaste una avalancha, que Voldemort los persiga por siempre, los odio.
    Y te entiendo lo de las remeras, pero a mi me pasa pero por pitufo, hobbit, etc, nunca hay una talla, o hay remeras enormes o pegadas como una maldición imperdonable. Lamento de verdad, que tu día haya sido así, y estoy feliz porque la gente te ayudó y por tu inteligencia con el celular y por tu manera de soportar semejante situación e ir de acá para allá. Por suerte estás bien Nanny y me fui por las ramas con lo de arriba y seguro blogger me censura pero estoy muy enojada por lo que tuviste que vivir, pero a su vez estoy feliz porque no estuviste sola y también feliz por está sección, yo me escondo en mi diario y nadie se entera pero vos lo sacas afuera, lo decís y no explotas en el silencio, sino que alzas tu voz.Fue un día de mierda, pero vos seguís siendo una gran persona en esta vida, no dejes que te tapen el sol antes de abrir los ojos.
    P.D.:Perdón por lo de arriba y si yo fuera Zeus les tiraría con un rayo a todos los que hacen que odiemos estar vivos.

    ResponderEliminar
  4. Ay Nanny!!! Estás mejor? Como dirían todos, la sacaste barata, consuelo tonto pero consuelo verdadero al fin y al cabo. Por lo menos lo tomaste con un poco de humor, descargarse así ayuda. Ahora a tranquilizarse y tratar de no andar perseguida por la calle después de esto. Te mando un besote!

    ResponderEliminar
  5. Ay Nanny que malos momentos te han tocado pasar en este último tiempo, que raro en Argentina pasen esas cosas no? Consuelo de tontos sería decirte "menos mal que no te pasó nada peor" porque es mentira, el susto y el mal momento que pasaste no se van tan fácilmente y en cierta forma está mal pensar "menos mal que no fue peor" porque no hay que aceptar estas cosas. Espero que al motochorro la policía lo encuentre (aunque lo dudo) pero de seguro el Karma, justicia divina o como gustes llamarle, tarde o temprano le pasa factura.

    Besos y ánimos

    ResponderEliminar
  6. Ay Nanny!! Fuiste meada por un zoológico entero!
    A mi cada dos por tres me pasa de tener de ese días de mier... pero son rachas, quiero pensar. Espero que andes mejor de tus golpes y que puedas recuperar algo de lo que te sacaron...
    Beso grande y fuerzas!

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    Madre mía que pedazo gafe tuviste ¿no?
    Los días de mierda suelen venir y son una putada, pero lo mejor es pensar que en algún momento saldrá la luz entre las nubes, y si no lo hace... mmm... siempre podemos comprar un lanza misiles y pegarle un misilazo a las nubes para dejarle hueco al sol para que brille jajajajaja lo se, lo se, soy muy sádica y burra pero tu ya me entiendes
    Mucho ánimo bonita ^^ Me encanta leerte que lo sepas
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...