Jettatore de Gregorio de Laferrère

miércoles, 16 de enero de 2013



Jettatore es una obra de teatro humorística, en donde se habla de la superstición de la jettatura (persona que trae mala suerte). El argumento es breve: Carlos, que está enamorado de su prima Lucía, inventa que Don Lucas, el pretendiente de la joven. es jettatore para así poder irse con ella. Pronto todos terminan creyendo que es verdad, incluso Lucas que fue quien inventó todo. Más allá del humor, se trataba de probar con esta obra, la crisis de valores que atravesaba la burguesía en crisis de los años 1900, en Buenos Aires.
En el primer acto de la obra, se presentan algunos de los personajes más significativos, se explica el significado de jettatura y se propone el plan de la farsa:
"Los jettatores son hombres como los demás, en apariencia; pero que hacen daño a la gente que anda cerca de ellos... ¡Y no tiene vuelta! Si, por casualidad, conversa usted con un jettatore, al ratito no más le sucede una desgracia".
Los engaños comienzan pronto, cuando llega Don Lucas a la casa y le da la mano a Lucia para presentarse, esta simula un mareo y comienza a gritar diciendo que su mano le quema (la mano con la cual saludó a Don Lucas. Carlos trae a Enrique quien se hace pasar por un médico, aunque no es tal cosa. Luego de revisar a la chica, le explica a los padres de Lucía, que la joven padece un efecto de una jettatura. (¡Miren si un médico va a decir eso! Jajaja)
Más tarde, Pepito (el novio de Elvira, hermana de Lucía) cuenta que últimamente, luego de encontrarse con Don Lucas le estuvieron sucediendo malas fortunas.
En el segundo acto, la farsa se complica. Enrique le juega una mala pasada a Don Lucas haciéndole creer que es un hipnotizador y pidiéndole que no se lo cuente a nadie. Pepito discute con Don Juan acerca de Don Lucas, amenazándo con dejar a Elvira si el jettatore se les unía a la familia.
En el tercer acto, Doña Camila (la madre de Lucía) saca a conclusión que todas las cosas malas que le ocurrió a la familia empezaron con la llegada de Don Lucas. Don Juan (el padre de Lucía), por su parte, observa que en la casa todos tenían objetos contra la jettatura. Para colmo, Elvira enferma. Es el propio Don Lucas quien se termina enterrando en esta historia, al contar que al caminar por Maipú, un obrero se cayo y murió delante de él; recordó también a alguien arrollado por un tren y otros pequeños incidentes.  Por último, se inventa una historia en donde un perro salvaje intentó atacar a una amiga. Todos horrorizados escuchaban las anécdotas.
Don Juan, aún escéptico conversa con Don Lucas acerca del poder que este tiene, pero los diálogos se muestran confusos y ambiguos. Al llegar la noticia de un incendio en la estancia, Don Juan se convence.
"Si me habré limitado a descubrirlo, mientras creía inventarlo..."
Si es o no un jettatore Don Lucas, te lo dejo a tu criterio. La obra, en suma cuenta, entretiene y es agradable. 

9 comentarios:

  1. Gracias Nanny por la reseña, me ha hecho reír incluso de imaginármelo al Don Lucas. Y esa frase del final te deja pensando! Ojalá pudiera ubicar la obra aquí en mi país.

    Saludos desde Perú!
    ★ Diario Anecdótica ★

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues seguro que lo encuentras!
      Es muy cómico ir viendo como se "la van creyendo", jajaja.

      Eliminar
  2. Ola Ke Ase? Gracias Por Slavarme tenia que hacer un feo trabajo de la profesora de literatura -.- y Me salvaste!!!!!!!!!! Gracias :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh, no hay nada feo en la literatura, jajajaja.
      Suerte con el trabajo!

      Eliminar
  3. Yo hice de Lucas cuando leeimos la obra en el cole y la verdad que me encanto. Facinante, brabo por Laferrére!

    ResponderEliminar
  4. Jjajajaja lo leí en el cole. Yo hacia de Doña Camila. La verdad que hace reir bastante, me gustó.

    ResponderEliminar
  5. Hola. Quiero preguntarles que tan popular es esta obra en Argentina y que opinan de ella en la actualidad. Gracias

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!