¿Los preferimos buenos o malos?

miércoles, 22 de mayo de 2013

Como dice el título de la entrada, a estos seres fantásticos, paranormales y generalmente malignos, que invaden las páginas de los libros, ¿los preferimos malos o buenos?
Los lectores de novelas fantásticas, paranormales y de terror tal vez sean los más familiarizados a estas criaturas: hombres lobos, brujos, vampiros, demonios y fantasmas. ¿Por qué nos fascinan tanto estos seres oscuros? Sus poderes son increíbles, la velocidad, la fuerza, la magia, la inmortalidad, la belleza. Sus dones para causar miedo, también. Asustan cuando sale la luna, cuando anochece, cuando estás en un callejón oscuro, a la hora de ir a dormir y cuando te quedas solo en casa. Si son tan temibles, ¿por qué no podemos evitar seguir leyendo?
Su magnetismo es sobrenatural. A pesar de que cometan actos terribles, el lector no puede despegarse de la trama. El licántropo ha comido a su víctima, el brujo la ha cautivado para sus maléficos planes, el demonio la arrastrará hasta el Infierno, el fantasma lo torturará y el vampiro lo dejará seco. Son seres malos, horribles y repugnantes. Sin embargo, hay quienes se aferran a que algo bueno en ellos hay.
Así nos encontramos con Edward Cullen que bebe sangre de animales para suplantar la humana, a fantasmas que ayudan a su antigua mujer aunque ésta ya esté casada nuevamente, a Magnus Bane creando portales para ayudar a los cazadores de sombras, a Lupin encerrándose en un casa abandonada para no dañar a nadie y a demonios que se enamoran de chicas humanas. ¿De dónde sale toda esa bondad?
Ya desde la premisa de que los contrarios se atraen, las novelas de moda insisten en que ángeles se enamoren de demonios y vampiros de su cena. Más allá de lo que vende ese tipo de argumento, de amor imposible, deformado desde Romeo y Julieta, no todos los personajes sobrenaturales se esconden detrás de una trama romántica.
¿Qué ocurre con las novelas paranormales y fantásticas donde el amor no es el tópico principal? Aún así, encontramos a estas criaturas "portándose bien". Ayudando al protagonista a salvar el mundo, combinando poderes para derrotar al enemigo y sacrificándose para que otro tenga una verdadera oportunidad de vivir.
 ¿Qué es mejor? ¿Utilizar a la criatura con buenos fines, sin importar sus características naturales y propias de los de su especie, haciéndolos traicionar todos sus principios y razones de existencia? O, ¿dejarlos destruir el mundo como su esencia así lo destina?. La razón por la cual cambiemos sus motivaciones, ¿reside en qué queremos cambiar el mal que nosotros llevamos dentro? ¿Demostrar que el bien siempre gana? ¿Aseverar que podemos transformarnos?
Tal vez, los propios cuestionamientos humanos son los que hacen que ellos cambien. De la misma forma, podemos suponer que si nos encantan es porque queremos ser como ellos: bonitos, inmortales, eternamente fuertes, veloces y dispuestos a disfrutar de los placeres de la vida.
¿Realmente fue el amor lo que convirtió a Bella en vampiro? ¿No deseaba Kaoru ser como su tutor? ¿Acaso no suspiraba Dimitri por igual a su enemigo? Sus transformaciones son producto de su más profundo e inconsciente secreto.
Esas criaturas oscuras nos hechizan. No por lo que son. Sino, por lo que podrían darnos.

14 comentarios:

  1. Recuerdo que el año pasado comentamos este tema en mi clase de lenguaje alternativa, y hubieron bastantes opiniones al respecto pero dar ejemplos va a ser muy largo)))): así que sólo diré que este cuestionamiento es bastante interesante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que si? Uno generalmente no se pone a pensar en estas cosas. Simplemente acepta lo que el escritor propone.

      Eliminar
  2. Ha sido una entrada genial. Ahora mismo no soy una gran lectora de paranormal, pero sí escribo sobre esas criaturas.Yo creo que procurar que estas criaturas malvadas tengan algo bueno en sí las acerca a las personas y ayuda a que empaticemos con ellas, porque como dices tenemos programado en nuestras mentes la idea de que el bien vence al mal.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buena tu opinión. En algún lado leí, ya no me acuerdo donde, que aconsejaban que "no hagas que el público odie a tu personaje". Supongo que será así como empezó todo, jaja.

      Eliminar
  3. Depende como sea llevada la historia

    ResponderEliminar
  4. Una entrada genial. Me ha encantado porque me gustan mucho este tipo de libros, películas,etc...pero a veces me dan mucho miedo y entonces es cuando ya no puedo seguir viendo,leyendo...
    Estoy muy de acuerdo contigo,creo que ellos tienen algo que nos atrapa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, nos atrapan!!! A mi también me dan miedito a veces =P

      Eliminar
  5. Muy buena entrada.. creo que lo malo atrae de cierto modo jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, en especial los chicos malos =P

      Eliminar
  6. Muy buena entredaa! Lo malo atrae siempre, pero solo si tiene algo escondido, roto que sea bueno es lo que mas atrapa.

    Ya hace bastante que me fui de la literatura paranormal, porque me cansó. Pero siempre cuando vuelvo a leer siguen mas o menos lo mismo que dijiste en la entrada!

    Lo malo mesclado con lo bueno es lo esencial es una historia paranormal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, aún así se puede innovar... Un malo que parezca malo hasta el final pero resulte bueno. O un bueno que en realidad sea malo. ¡Y que algún protagonista se muera! Nunca se mueren...

      Eliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!