Nanny Books: La doncella guerrera y la Balada de Mulan
-->

lunes, 23 de septiembre de 2013

La doncella guerrera y la Balada de Mulan

Hoy les quería compartir algo que me ha acompañado durante mucho tiempo. Es corto y seguramente lo podrán relacionar con alguna que otra película de Disney que no voy a mencionar, jajaja. Les cuento, que La doncella guerrera me encanta. Tal vez muchos ya la conozcan, otros tal vez no... Leanla. Les va a gustar.

-Pregonadas son las guerras / de Francia con Aragón, / ¿cómo las haré yo, triste, /
viejo y cano pescador? / ¡No reventarás, condesa, / por medio del corazón, / que me diste siete hijas, / y entre ellas ningún varón!
Allí habló la más chiquita, / en razones la mayor:
-No maldigáis a mi madre, / que a la guerra me iré yo; / me daréis las vuestras armas, / vuestro caballo trotón.
-Conocerante en los pechos, / que asoman bajo el jubón.
-Yo los apretaré, padre, / al par de mi corazón.
-Tienes las manos muy blancas, / hija, no son de varón.
-Yo les quitaré los guantes / para que las queme el Sol.
-Conocerante en los ojos, / que otros más lindos no son.
-Yo los revolveré, padre, / como si fuera un traidor.
Al despedirse de todos, / se le olvida lo mejor:
-¿Cómo me he de llamar, padre?
-Don Martín, el de Aragón.
-Y para entrar en las cortes, / padre, ¿cómo diré yo?
-Bésoos la mano, buen rey, / las cortes las guarde Dios.
Dos años anduvo en guerra / y nadie la conoció, / si no fue el hijo del rey / que en sus ojos se prendió.
-Herido vengo, mi madre, / de amores me muero yo; / los ojos de don Martín / son de mujer, de hombre no.
-Convídalo tú, mi hijo, / a las tiendas a feriar; / si don Martín es mujer, / las galas ha de mirar.
Don Martín como discreto / a mirar las armas va.
-¡Qué rico puñal es este, / para con moros pelear!
-Herido vengo, mi madre; / amores me han de matar; / los ojos de don Martín / roban el alma al mirar.
-Llevaraslo tú, hijo mío, / a la huerta a solazar; / si Don Martín es mujer / a los almendros irá.
Don Martín deja las flores; / una vara va a cortar:
-¡Oh, qué varita de fresno / para el caballo arrear!
-Hijo, arrójale al regazo / tus anillos al jugar: / si Don Martín es varón, / las rodillas juntará, / pero si las separase, / por mujer se mostrará.
Don Martín, muy avisado, / hubiéralas de juntar.
-Herido vengo, mi madre, / amores me han de matar; / los ojos de don Martín / nunca los puedo olvidar.
-Convídalo tú, mi hijo, / en los baños a nadar.
Todos se están desnudando; / don Martín muy triste está:
-Cartas me fueron venidas, / cartas de grande pesar, / que se halla el conde mi padre / enfermo para finar. / Licencia le pido al rey / para irle a visitar.
-Don Martín, esa licencia / no te la quiero estorbar.
Ensilla el caballo blanco, / de un salto él va a montar; / por unas vegas arriba / corre como un gavilán.
-¡Adiós, adiós, el buen rey, / y tu palacio real; / que dos años te sirvió / una doncella leal!
Óyela el hijo del rey, / tras ella va a cabalgar.
-Corre, corre, hijo del rey, / que no me habrás de alcanzar / hasta en casa de mi padre, / si quieres irme a buscar. / Campanitas de mi iglesia, / ya os oigo repicar; / puentecito, puentecito / del río de mi lugar, / una vez te pasé virgen, / virgen te vuelvo a pasar. /  Abra las puertas, mi padre, / ábralas de par en par. / Madre, sáqueme la rueca, / que traigo ganas de hilar, / que las armas y el caballo / bien los super manejar.
Tras ella el hijo del rey / a la puerta fue a llamar.
Anónimo.

Aclaro que las "/" indican el fin de un verso. No lo transcribí en forma de romance, pues mucho espacio ocupaba. Espero que de todas formas, lo sepan apreciar. ¿Les parece conocido? El tópico es muy común y hay varias adaptaciones diferentes.

A un capitán sevillano / siete hijas le dio Dios / y tuvo la mala suerte / que ninguno fue varón.
Un día la más pequeña / le cayó la inclinación / de que se fuera a la guerra / vestidita de varón.
- Hija, no vayas, no vayas, / que te van a conocer, / llevas el pelo muy largo / y dirán que eres mujer.
- Padre, si lo llevo largo, / padre, córtemelo usted / que con el pelo cortado / un varón pareceré.
Siete años en la guerra / y nadie la conoció. / Un día al subir al caballo / la espada se le cayó / y en vez de decir maldito, / dijo, ¡maldita sea yo!
El rey que la estaba oyendo / a palacio la llevó; / arreglaron los papeles / y con ella se casó.
Aquí se acaba la historia / de la niña y el varón.

También tenemos la obra Hua Mulan, que es mucho más antigua que el romance de La doncella guerrera. En español, se llama La balada de Mulan y no se pudo determinar si tuvo o no una base histórica.

Los insectos celebran con su canto la tarde. / Mulán está tejiendo ante la puerta. / No se escucha girar la lanzadera, / tan sólo los lamentos de la niña. / Preguntan dónde está su corazón. / Preguntan dónde está su pensamiento. / En nada está pensando, / si no es en el rey Kong, su bello amado. / La lista del ejército ocupa doce rollos / y el nombre de su padre figura en todos ellos. No hay un hijo mayor para el padre, / un hermano mayor que Mulán. / «Yo iré a comprar caballo y una silla, / yo acudiré a luchar por nuestro padre.» / Ha comprado en oriente un caballo de porte, / ha comprado en poniente una silla y cojín, / ha comprado en el sur una brida / ha comprado en el norte un buen látigo. Al alba se despide de su padre y su madre; / cuando anochece, acampa junto al Río Amarillo. / Ya no escucha el llamado de su padre y su madre, / tan sólo el chapoteo del caballo en el agua. / Al alba abandona el Río Amarillo; / cuando anochece, llega a la Montaña Negra. / Ya no escucha el llamado de su padre y su madre, / tan sólo a los caballos relinchando en el monte. Cruzó miles de millas en busca de la guerra, / corrió como volando por pasos y montañas, / las ráfagas del cierzo traían son de hierro, / a la luz de la luna brillaban armaduras. / Allí los generales luchando en cien batallas / morían, y después de haber dado diez años / volvían a su casa, valientes, los soldados. De vuelta, es recibida por el Hijo del Sol, / que se sienta en la Sala de los Resplandores. / Le concede medallas por sus méritos muchos, / le ofrece alas de pato crujientes por millares.  / El Khan le ha preguntado qué quiere hacer ahora. / «Mulan no necesita honores oficiales, / dame un burro robusto de cascos bien ligeros / y envíame de vuelta a casa de mis padres.» Cuando escuchan sus padres que su hija se acerca, / los dos salen a verla, dándose de codazos. / Cuando escucha su hermana que su hermana se acerca, / se arregla y se coloca delante de la puerta. / Cuando escucha su hermano que su hermana se acerca, / saca filo al cuchillo, sacrifica un cordero. «He abierto la puerta de mi cuarto oriental, / y en el occidental me he sentado en la cama. / Me quité la armadura que llevaba en la guerra / y me he puesto la ropa que llevé en otro tiempo. / Delante del espejo, cerca de la ventana / me he peinado el cabello enmarañado / y he adornado mi frente con pétalos dorados.» / Cuando Mulan salió ante sus camaradas, / todos se sorprendieron, quedáronse perplejos.  / Doce años estuvieron con ella en el ejército / y ninguno sabía que era una muchacha. Las patas del conejo saltan más, / los ojos de la hembra son algo más pequeños,  / mas cuando ves un par corriendo por el campo, / ¿quién logra distinguir la liebre del conejo?

Hay muchísimas versiones de estos poemas.
¿Conocen algún otro?
¿Cuál les gusta más?

12 comentarios:

  1. Yo conocía el primero, creo que lo leí en la primaria (y sí, milagrosamente todavía me acuerdo). De hecho, la película Mulán me hizo recordar a ese poema... No sé por qué, me encantaba xD

    ResponderEliminar
  2. Es precioso el primero y de hecho me suena de haber leído alguna vez un trozo. El segundo si que no lo conocía y la verdad es un tópico usado pero es una historia que me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  3. me hiciste recordar mi infancia con el primero ^^

    ResponderEliminar
  4. El primero lo leí en primaria y me encantaba, que buenos recuerdos, ¡gracias!

    ResponderEliminar
  5. Muy hermoso, Mulan es una de mis heroínas favoritas.

    ResponderEliminar
  6. Me sonaba el primero de algo... pero el de Mulan no lo conocía y me ha gsutado!!!
    gracias1!!

    ResponderEliminar
  7. Mulán siempre ha sido mi película favorita y no conocía su historia ni estos poemas y me han encantado :)

    ResponderEliminar
  8. Mmm, no los conocía, pero me encantaron!!

    ResponderEliminar
  9. Me sé de memoria la doncella guerrera, me encanta! conocía la existencia balada de mulán pero no la había leído :)

    ResponderEliminar
  10. Que lindos!! al primero no lo conocía pero es el que me gusta mas!!

    ResponderEliminar
  11. El poema de La Doncella Guerrera lo leí cuando era una niña, en mi libro de lecturas de español, en la primaria, y aunque me olvidé del final nunca olvidé la historia. Lo estuve buscando mucho y por fin lo he encontrado. Mil gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  12. ame "la doncella guerrera", desde que lo lei en la escuela, es mi favorito...no conocia el de mulan! gracias por compartirlo Nanny!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...