Mary B de Katherine J. Chen

lunes, 9 de septiembre de 2019


En Orgullo y prejuicio, Jane Austen narra las desventuras de una familia inglesa de fines del siglo XVIII. Una familia con cinco hijas, que según los cánones de la época deben encontrar marido o consagrarse a la infelicidad. Cuatro de ellas están bien encaminadas: son bellas o son frívolas y risueñas, algo que los maridos que soñaban encontrar agradecían. El problema es la quinta, Mary, que carece de todos esos atributos. Es, en cierto modo, una mujer rara; sólo encuentra felicidad en la lectura. Su destino está prefijado: hacer compañía y cuidar a su madre. 
A partir de este personaje y del fabuloso mundo de Jane Austen, Katherine J. Chen, escribió un libro fascinante. Transcurre antes, durante y después de Orgullo y prejuicio, y es a la vez una nueva mirada al mundo allí construido y la reversión de la vida entera de Mary, que en la novela de Austen quedaba casi en sombras. Narrada en primera persona por su protagonista, Mary es aquí una heroína cauta y moderna, alguien que desafía las convenciones de su tiempo y su familia. Con una escritura exquisita, Katherine J. Chen rinde homenaje al clásico de Jane Austen, y va un paso más allá: imagina con felicidad la vida de una mujer que desarrolla su talento, que se permite con naturalidad la imaginación y el amor. Libertad en lugar de ostracismo, independencia en vez de sumisión.
Mary B
La historia jamás contada de Orgullo y Prejuicio
Libro único
Datos adicionales:
Ya a la venta
Edhasa
Riverside Agency
408 páginas

Sobre la autora

Katherine J. Chen (31 de julio de 1990) se graduó en la Universidad de Princeton. Mary B es su primera novela.
Mary B es una reescritura fragmentada de la famosa e inigualable novela de Jane Austen, Orgullo y prejuicio. Hay dos grandes barreras que se interponen entre el libro y los lectores. Primero, que Chen no es Austen y por lo tanto, aunque intente recrear parte de su estilo, obviamente no lo alcanza y pronto notamos que lo destituye. Segundo, que los lectores le han tomado mucho cariño a los personajes y cambiarlos, aunque mínimamente, resulta en una natural aberración.

Mary es la hermana del medio, nada bonita ni suspicaz, obediente y silenciosa. Ni los padres ni el resto de las hermanas la tienen muy en cuenta, el lector de la obra original tampoco. Un personaje secundario al que se le da voz en una novela propia y que no termina de creérselo. A veces abusa de ser la narradora, otras simplemente es un personaje más. Rompe la pared para llamarnos la atención y como perritos falderos le hacemos caso, aunque no nos guste el rumbo que toman las cosas no podemos despegarnos de la lectura. Queremos saber hasta dónde llegará.

Dividida en tres partes, más un prólogo y un epílogo, retomaremos a los Bennet desde la perspectiva de una mirada más pesimista y predispuesta a ver los defectos de cada personaje. ¿Acaso Lizzy no era un poco sensible al amor propio? ¿Acaso no era Jane solo belleza? ¿Ya no proclama el coronel que se casaría por dinero y no por amor? ¿Acaso Darcy... Okey, no nos metamos con Don Perfecto. Las pequeñas falencias que tenían sus personalidades en la novela original se ven aquí exacerbadas. Esto hace que la obra se separe del canon, para mostrar una veta oscura y hace la historia interesante aunque demasiado susceptible de críticas.

Los minitextos que se nos ofrecen a medida que la novela avanza, creaciones de Mary inspiradas en sus experiencias, son una pista bastante sugerente del destino que le espera a la mano que las esboza. Es interesante notar como cambia su estilo, como madura, enriqueciendo sus textos. Un pequeño juego, lo único que hace realmente bien, su talento para escribir y leer. Generosamente, se olvida del piano por el cual era famosa.

El resultado es una novela que actúa como fiel reflejo de su protagonista. ¿Puede conseguir una muchacha fea, sin títulos ni dinero al amor verdadero? No puedo darles esa respuesta, porque Chen no nos da lo que queremos y nos cierra la historia con un final triste, pero adecuado al curso de acción y al romance prohibido que no terminamos de creer.

¿Se puede leer este libro sin leer previamente Orgullo y prejuicio? Sí, pero no se puede juzgar a la obra original en base a esta reescritura de la misma, porque ambas circulan en caminos muy separados. Soy fan de Lizzy y Darcy, ¿voy a odiar esta historia? Sí y no. Si no podemos separar nuestro fanatismo para entender que las reescrituras y las reinvenciones son aún más deliciosas cuando no tienen nada en común con la original, no podremos disfrutar esta novela.

¿Me gustó este libro? La simple mención de los personajes que me son tan queridos fue motivo suficiente para sumergirme en esta lectura y el encadenamiento de sucesos escandalosos fue la razón por la que me quedé leyendo. Me encantó el aporte de Chan a reconstruir el personaje tan odioso del señor Collins, la última conversación donde apareció Lydia y la utilización de ciertos gestos tan icónicos de la novela original. ¿Qué no me gustó? El recurso trillado de matar a un animal (aunque marque la correlatividad de dos almas), el poco espacio temporal entre tragedias y la decisión de dejar sin una resolución a nuestra principal pregunta: ¿puede uno ser amado en la campiña inglesa?


1 comentario:

  1. Hola,
    Yo lo leí y me gustó, todos dicen que es malo, pero a mi me pareció re bueno.
    Igual, lindo blog.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!