El océano al final del camino de Neil Gaiman

martes, 21 de enero de 2014

Título: El océano al final del camino
Título original: The Ocean at the End of the Lane
Autor: Neil Gaiman
Editorial: Penguin Random House
Sello: Roca
Páginas: 236
Contraportada: Por el autor de American Gods y Coraline, ganador de los premios Hugo, Nébula, Locus y Bram Stoker. "-No sé. ¿Por qué crees que le tiene miedo a algo? Es una adulta, ¿no? Y los adultos y los monstruos no tienen miedo. -Oh, los monstruos sí que tienen miedo -dijo Lettie-. Por eso son monstruos. Y en cuanto a los adultos... -Dejó de hablar y se frotó su pecosa nariz con un dedo-. Te voy a decir algo muy importante: por dentro, los adultos tampoco parecen adultos. Por fuera son grandes y desconsiderados, y siempre parece que saben lo que hacen. Pero por dentro, siguen siendo exactamente igual que han sido siempre. Como cuando tenían tu edad. La verdad es que los adultos no existen. Ni uno solo, en todo el mundo. -Se quedó pensando un momento. Luego sonrió-. Solo mi abuela, claro está."

Mi experiencia con el libro:

De una manera fantástica, quedé totalmente enamorada del final de este libro. Debo decir que, al principio, no estaba muy convencida de esta lectura, no solo no me atraía la sinopsis, si no que tampoco tenía mucha esperanza en el autor. Sin embargo, quedé encantada.
El protagonista, con sus cuarenta y siete años bien puestos, con una carga pesada en la espalda, decide inconscientemente desviar su camino para visitar la casa en dónde vivió su infancia y, finalmente, la casa de Las Hempstock. Allí se encontrará con una señora muy anciana que le pregunta si vino a visitar a Lettie... Sus pasos lo llevarán hacia una laguna con patos, el mágico océano de su amiga, y allí se sentará a recordar sus últimos años en el pueblo y la aventura que vivió con Lettie.
Recordando, es así como se nos narra primeramente esta historia. Nuestro protagonista, del que jamás sabremos su nombre, recuerda los extraños eventos que le sucedieron a los siete años. Y va cayendo en el recuerdo, con su voz llena de nostalgia, para luego perderse en la voz inocente que tenía de niño.
En todo momento hay un juego con estas dos voces narradoras, que deja lugar al doble sentido y a comentarios sobre lo que entiende un niño y lo que puede entender un adulto.
Es una historia sobre los miedos infantiles, que a la larga son los mismos miedos que tenemos los grandes. Si bien esta novela está considerada para el público adulto, creo que un lector de más de dieciséis años (aquellos que saben leer una obra que no está previamente destripada) puede perfectamente entenderla y saber darle el significado correspondiente.
Con partes crudas, que le dan un ligero toque de terror. Pero, sobretodo con mucha carga de fantasía, nuestro protagonista y su amiga Lettie nos llevarán a enfrentarnos a los monstruos que persiguen los deseos de los adultos... El dinero, por ejemplo, es un tema que sabe ubicarse en los primeros capítulos. Los mensajes "ocultos" durante toda la obra son totalmente acertados. Los elementos con los cuales se construye, en primera instancia, la figura oscura, me hizo recordar a Coraline, otra de las obras del autor.
Lo que más me ha gustado es la forma en la que Gaiman dota de magia a Las Hempstock, lo va haciendo despacio, con pequeñas cosas, hasta que ya se torna evidente. Sin embargo, en ningún momento se pierde el contacto con la realidad, con las cosas "normales". La batalla entre ambas fuerzas culminará en los últimos párrafos del final. Cuando terminé de leer la novela, me quedé con el sentimiento de que "no podría haber sucedido nada distinto".
Es impecable, simplemente. Me ha gustado muchísimo y me ha dejado con ganas de seguir leyendo más novelas de Gaiman.


2 comentarios:

  1. Hace uno días lo vi aquí en México y pero me paso lo mismo que a ti no sabia si comprarlo o no pero ahora que he leído tu reseña definitivamente lo iré a comprar!

    ResponderEliminar
  2. A mi me dijeron que ese libro era bastante raro y que no a todos les gustaria, creo no lo se, pueda que lo lea, pero ese tipo de historias no me va...

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!