El Evangelio según Jesucristo de José Saramago

miércoles, 5 de marzo de 2014

Título: El Evangelio según Jesucristo
Título original: O Evangelho segundo Jesus Cristo
Autor: José Saramago
Editorial: Alfaguara
Páginas: 397
Contraportada: El Evangelio según Jesucristo responde al deseo de un hombre y de un escritor de excavar hasta las raíces de la propia civilización, en el misterio de su tradición, para extraer las preguntas esenciales. ¿Quién es este nuestro Dios, primero hebraico y ahora cristiano, que quiere la sangre, la muerte, para que sea restablecido el equilibrio de un mundo que sólo de sus leyes se nutre? El Evangelio de José Saramago es todo así, trágicamente problemático, y sería absurdo condenarlo con leyes que no sean sus propias leyes, literarias, poéticas y filosóficas. Aquí no se niega lo divino, la religiosidad latente en el corazón de cada hombre: lo que se hace es interrogarlo, cuestionarlo, acusarlo. Apasionadamente, religiosamente. Como Milton, situado en el lado del perdedor, que es siempre, no lo olvidemos, un ángel caído.

Mi experiencia con el libro:
Sobre el autor:


José de Sousa Saramago (16 de noviembre de 1922 - 18 de junio de 2010) fue un escritor, novelista, poeta, periodista y dramaturgo portugués. En 1998 se le otorgó el Premio Nobel de Literatura. Obras reseñadas en el blog: El cuento de la isla desconocida, Ensayo sobre la ceguera y Ensayo sobre la lucidez.

Esta es una novela que a muchos puede parecerle controversial, pero no hay que olvidarse de una cosa, muy simple en realidad, es tan solo una novela. José Saramago no intenta crear un ensayo filosófico o teórico sobre la religión. No, es solo una novela, magistralmente creada, sobre un hombre que tenía sobre sus hombros la cruz de la humanidad.
"Porque este Bien, que soy yo, no existiría sin ese Mal, que tú eres."
La novela comienza con una muchacha joven llamada María y un hombre algo más mayor, llamado José, en una escena sumamente polémica: la concepción de Jesús. El bebé se convertirá en un niño, el niño en un hombre, y el hombre en el hijo de Dios. Durante todo el proceso, la narración irá acompañando al personaje en su camino dificultoso y lleno de pasiones.
Vuelvo a señalar el hecho de que esta es una historia ficticia, puede que a algunos lectores creyentes puedan molestarles ciertas partes de la novela. Incluso a mí me chocó algunas declaraciones, pero en la ficción todo vale, ¿no?
Nuevamente (creo que lo estoy repitiendo demasiado) les cuento que Saramago tiene un estilo formalista muy peculiar: no usa signos de puntuación, no separa los diálogos de la narración y sus párrafos son bloques extensos. A pesar de esto, es sencillo comprenderlo una vez que pasas las primeras hojas y te acostumbras al estilo del autor.
La novela posee algunas partes un tanto lentas, pero necesarias para el desarrollo de la historia. Contiene mucha menos acción y giros argumentales que otras obras de Saramago, debido principalmente a que la historia de Jesús es ampliamente conocida. Sin embargo, contiene grandes dosis de ironía que suavizan el ritmo.
Peculiar, irónica y polémica. Como todas las obras de Saramago.


4 comentarios:

  1. Pues me lo apunto a la lista, ya me falta ponerme con Saramago, besitos

    ResponderEliminar
  2. Parece interesante... En un principio me recordó a Caballo de Troya de J. J. Benitez, pero, nada que ver. =P La voy a anotar, gracias, Nanny! n_n ¡Saludos!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar un comentario en el blog!