EDUM #101: Diez libros más uno que no recomiendo

martes, 11 de septiembre de 2018


Hace mucho que no hago una entrada para esta sección. Así que... aquí estamos. Pero, ¿les gusta? ¿Quieren que la vuelva a poner semanalmente? ¿O ya cumplió su ciclo? En fin, comencemos:

Esta sección se llama EDUM (Espacio de un Martes) ¿En qué consiste? En dejar a un lado las reseñas y demás publicaciones habituales del blog, para escribir sobre una consigna divertida.
Hoy les traigo la consigna: "Diez libros más uno que no recomiendo".
After de Anna Todd (y toda su saga): Personalmente no recomiendo esta novela. Pueden leer la reseña degolladora aquí. Es una mierda de color rosa.

Carolina se enamora de Federico Moccia: Lo mejor que recuerdo de este libro es que me aburrí muchísimo y que me costaba darle vuelta a las páginas. Reseña aquí.

Ciudades de papel de John Green: Les voy a copiar el primer párrafo de la reseña, porque creo que engloba todo lo que pienso sobre este libro. "Decepcionante. Indiferente. Cliché. Aburrida. Más de lo mismo.
Metáforas de supermercado. Forzado. Inverosímil." Reseña aquí.

Hielo negro de Becca Fitzpatrick: Terrible incursión de la autora en un género que le quedó grande. Y mucho. No creo rescatar nada de esta lectura. Reseña aquí.

Los dioses también aman de David Celopan Calvo: Fue el peor libro que leí en el 2015. Cada vez que hablan de los libros de youtubers y yo intento defenderlos (porque he leído cosas buenas eh), me acuerdo de este libro y me quedo callada. Si quieren sufrir un rato, pueden comprarlo. O, pueden leer mi reseña aquí.

Memoria de mis putas tristes de Gabriel García Márquez: ¿Pensaban que solo renegaba de los libros "de moda"? Pues aquí les traigo una decepción de los autores más reconocidos. Recuerden que es solo mi opinión, pero pueden leer la reseña aquí.

Cincuenta sombras de Grey de E. L. James: Casi como una apuesta, así nació la idea de leer este libro. También me desafiaron a leer el segundo, pero lo abandoné a las pocas páginas porque rompió todo el sentido común que podía tener la trama. Pueden reírse con la reseña aquí.

Todo, todo de Nicola Yoon: Ah, por favaaaar. Obvio que iba a incluir esta novela en esta lista. Todo, todo (nunca me canso de esto) está mal con este libro. TODO. La reseña aquí.

Las chicas de Emma Cline: Otra decepción. Lo pintaban como lo mejor del año, una revelación, pura maestría. Me pareció muy malo, me arruinó el verano, estuve luchando días y días para poder terminarlo. ¿Saben de qué me arrepiento? ¡De forzarme a leerlo! La reseña aquí.

El club de la pelea 2 de Chuck Palahniuk: Y como matar a un clásico. Me esperaba otra cosa, había muchas expectativas puestas en juego y terminó con una burla a los fans de la novela. Vergonzoso. La reseña aquí.


Y el ganador de la lista es La vida y el sol de Frans Eemil Sillanpää, ganador del premio Nobel de la Literatura allá por 1939. Este libro directamente lo abandoné cuando me quedaban menos de diez páginas. No lo pude soportar más.

Y cuando abandonas a un Nobel... No pasa nada. No todos los libros son para todo el mundo. Eso es algo muy importante para reflexionar, en estos días que tildan de literatura basura o de clásico anticuado a cualquier cosa. Hay más libros que personas lectoras. No hay que agobiarse tanto.

¿Qué les pareció esta lista?
¿Qué libros incluirían?

Wires and Nerve: Los rebeldes de Marissa Meyer

lunes, 10 de septiembre de 2018


El mundo de las Crónicas Lunares vuelve a cobrar vida en esta emocionante continuación de Wires and Nerve.
Iko y Liam Kinney deberán atrapar a Lysander Steele y su manada rebelde antes de que destruyan el frágil acuerdo de paz entre la Tierra y Luna.
Cinder, Kai, Scarlet y Wolf, Cress y Thorne, Winter y Jacin son parte de esta épica batalla. Pero es Iko quien deberá enfrentar sus miedos más profundos.
Las preguntas sobre el amor, la amistad y la mortalidad llevan a Iko a un viaje emocional que cautivará a los lectores.







Wires and Nerve
1. Wires and Nerve
2. Gone Rogue

Crónicas Lunares
1. Cinder
2. Scarlet
3. Cress
3,5. Fairest
4. Winter
4,5. Stars Above
Datos adicionales:
Ya a la venta
VRYA
V&R Editoras
336 páginas

Sobre la autora:


Marissa Meyer es una escritora estadounidense. Tiene tres gatos.
Oh, cielos, estoy completamente enamorada de esta novela gráfica. Es hermosa. Un auténtico deleite para los fans de la saga. Meyer siempre sabe engancharnos y sorprendernos. La lectura de Los rebeldes fue para mí como ir a comprar una hamburguesa económica y encontrarme con una triple con papas y gaseosas extra grandes. No tenía muchas expectativas puestas en este proyecto, Iko no es mi personaje predilecto y el arte no es mi estilo; sin embargo, logró enamorarme, fantasear y me dejó pidiendo más.

En el primer volumen de Wires and Nerve, nos encontramos con la androide Iko cazando soldados lobo (hombres lunares genéticamente modificados) en la Tierra, mientras era acompañada por un agente frío y enervante que, obviamente, le causa chispas en su corazón robótico. De vez en cuando aparecían los personajes principales, tenían sus momentos y ya. Me gustó, era bueno, pero no me mató.

En el segundo volumen, nos encontramos con que todo se fue a la mier... ¡que todo salió mal! Mi pareja favorita (amo con todas mis fuerzas a Wolf, quiero un hombre así en mi vida, por favor) partirá de un momento super dulce a una cuasi tragedia que me puso el corazón en la mano. Pensé que tendría una lectura tranquila para pasar el rato y no, no paro de leer sobre traiciones, rehenes, besos, declaraciones, ¿muertes?.

Siendo un libro más gordito que el anterior y con menos momentos introductorios, la lectura de la novela se realiza en pocas horas. Aunque recomiendo no pasar las páginas solo leyendo las viñetas, el arte a cargo de Stephen Gilpin merece su atención también. Ya les había comentado que no es mi estilo, estoy demasiado acostumbrada a las novelas gráficas y mangas japoneses, que ponen mucho cuidado en líneas suaves y detallistas. Sin embargo, Gilpin hace un gran trabajo con la distribución de las láminas y aunque no abundan los planos generales (que me encantan), el juego con los ángulos de visión me fascinaron. La edición es preciosa, la elección de paleta también y el diseño en tapa dura es fenomenal.

Es una pena despedirnos una vez más de nuestros personajes queridos. ¿Ya les dije que amo a Wolf? ¡Lo voy a extrañar! Una montaña rusa de emociones, no se olviden. Iko evolucionó muchísimo, aunque cierto giro a la mitad de la historia me pareció que hacia perder parte de sus razonamientos constructivos. Entre tanto girl power, el papel de algunos galanes pasa desapercibido (excepto Wolf porque es genial). Sin embargo, tendremos finales felices para casi todos.

Les recuerdo que Wires and Nerve se sitúa entre Winter y Stars Above. Así que no se spoileen adelantándose libros (he visto por ahí que recomiendan su lectura independiente y no, no no), porque esta saga es HERMOSA y merece que le den su tiempo, que la lean completa y que disfruten cada página. Por último, les recomiendo que sigan a Marissa Meyer de cerca, no me ha decepcionado nada (NADA) de lo que ha escrito.

"Eso no es fallar, eso es ser humano."


Querido Diario: Cuando tenés muchas cosas que contar

domingo, 9 de septiembre de 2018


Llevo mucho tiempo sin hacer una entrada para esta sección, pero no porque me faltaran temas que contar, sino porque hoy en día tengo mucho miedo de ser políticamente incorrecta o enemistarme con alguien del medio. Pero hoy es domingo y es mi único día de la semana libre, tenía pensado bloguear desde temprano, pero la cama me chupó la vida y luego mi familia se puso cargosa... En fin, esto es lo que hay:

Querido Diario es una sección del blog, que sigue los pasos del tradicional EDUM (Espacio de un Martes), pero con contenido sumamente personal.

Disculpen el siguiente formato, pero no voy a hacer el texto amigable: el que lo quiere leer, lo lee y el que no, no se pierde nada.

No estudio en la UBA. No hago la carrera de Edición ni de Marketing. Ya no me considero joven ni bonita. Tengo un blog que recibe entre cinco a diez libros por mes como colaboración de editoriales (libroxreseña). No reseño ni la mitad de lo que leo, lo siento. Tengo un empleo en una oficina, pero en realidad me explotan y termino haciendo el trabajo de otras tres personas. No trabajo en una Editorial. No recibo dinero de ninguna Editorial a cambio de nada. No hago evaluaciones literarias para Editoriales. No trabajo en Capital Federal. Soy y trabajo en Provincia. Tomo orgullosamente el Tren Sarmiento y mi línea es de La Perlita. Sí, me enorgullece ser "pobre y honesta". Amo la Zona Oeste y mi sueño cumplido es que hayan reabierto una librería en el Nine. Tengo demasiados libros y sigo comprando entre tres a cinco libros por mes. Soy heterosexual y mis fantasías son con Kakashi Hatake. Seguramente tenga problemas psicológicos. No me drogo ni fumo. Sí, bebo de vez en cuando, siempre cerveza y en compañía alegre. No me disgustan los perros aunque ame a los gatos. Me pueden los rubios, pero tampoco me enojaría si un morocho buenorro me tira los galgos. Creo que le gusto al chico que trae los bidones de agua. Tengo problemas de alimentación. Hace poco descubrí que estoy jodida de salud. Me han robado más de ocho veces en lo que voy de vida y me atropellaron unas tres. Suelo decir que tengo mala suerte, pero también suelo decir que tengo un orto enorme (y me refiero a la suerte también). No soy políticamente correcta y mi boca me mete en problemas, porque sí, soy una jodida mal hablada cuando entro en confianza. Me gusta hacer reír a la gente, especialmente cuando me siento incómoda. Deseo mucho recibirme, pero no hago nada al respecto. Estoy enamorada del amor, pero le temo horrible a muchas cosas. Leer a Beauvoir me trastornó tanto que no puedo escuchar una conversación sin pensar en qué posición deja a la mujer. No sé pronunciar Beauvoir. No hablo bien inglés, aunque lo entiendo. No puedo pronunciar correctamente ningún idioma extranjero. La gente cree que soy de una manera distinta a como soy y no me preocupa encaminarlos a la verdad. Reveo series larguísimas muchas veces, porque le temo a lo desconocido. No creo que pueda desnudarme frente a un hombre en este momento, aunque lo ame y me sienta amada. Soy muy insegura. También estoy enojada, terriblemente enojada. Con la vida, con mi familia, pero especialmente conmigo misma. Muy enojada. Estoy enojada porque no puedo escribir un libro, empiezo muchos y no termino nada. Soy una persona creativa, pero si pongo el punto final, ¿qué hago con eso? Odio un poco a los ricos y a los privilegiados, como a los que viven tranquilamente y se hacen los buenitos, cuando tienen unas vidas acomodadas en las que nunca supieron lo que era el hambre. Yo sí lo sé. Sé lo que es no tener ni dos pesos en el bolsillo. Sé lo que es recurrir a las tarjetas de crédito para comprar comida. Sé que por eso engordo, porque odio dejar restos en el plato, porque no puedo decirle que no a la comida gratis o simplemente a la comida. Porque, ¿cómo sé que luego la habrá? No, no me estoy muriendo de hambre hoy en día, aunque nadie hizo el almuerzo en casa hoy y yo no voy a cocinar, porque es mi maldito día libre. No tengan pena de mí. Todo lo que viví me hizo más fuerte. Y me dio más desconfianza, más miedo y más odio. No puedo hacer amigos. Hay personas en las que quiero creer. Sí, digo que son mis amigos. Pero no me hablan a menudo ni comparten su vida conmigo. No entiendo lo que significa privado. No puedo creer en muchas cosas. Soy católica. Me bautizaron cuando era peque. Tomé la comunión a los quince. Hice el curso de comunión con mi hermano cuando a él le tocaba, porque mi mamá estaba estudiando y no podía ir ella. Tomé la confirmación de mi fe a los dieciocho, porque yo así quería. Católica cristiana apostólica romana. Estoy a favor del aborto. La Iglesia debería desligarse de los asuntos de salud pública. Apoyo fervientemente la Educación Pública y creo que el Estado no debería financiar las escuelas católicas. El techo se cae en donde estudio. Hubo dos muertos en mi municipio porque las escuelas no están habilitadas. Descubrí un nuevo rostro de mis profesores. Algunos me maravillaron, otros me decepcionaron mucho. Voté a Macri, luego me arrepentí. Me quedé sin trabajo al año de que asumió. Estuve un año sin conseguir laburo luego. Hoy agradezco tener trabajo, aunque mi jefe sea macrista y me diga constantemente cosas como "vos no sabés nada, sos una ignorante". Me reí mucho cuando unos libreros se quejaron en una reunión editorial de que los globos eran amarillos. El aceite está noventa pesos, gente. Le temo mucho a decir algo que pueda afectar a los demás y por eso estoy tentada a borrar todo lo que está acá escrito. Por cierto, tampoco soy kirchnerista. No tengo una patria en un partido político. Juzgo al mundo desde mi bolsillo. No sé cocinar ni me interesa aprender. No me gusta nada mucho ni poco. Soy promedio en todo lo que hago. Prefiero entregar en blanco que hacer trampa. No entiendo de música. Nunca fui a un boliche. Me gusta gastar dinero en cosas tontas, en cosas inmediatas. La felicidad es para mí no estar triste. No necesito estar contenta todo el día. Pido mucho a las personas, más de lo que pueden ofrecer. Creía que no me gustaba dar clases, pero cuando le enseñé oraciones bimembres a la hija de mi compañera de trabajo, me di cuenta de lo mucho que extraño estar frente a un aula. Amo leer, cualquier cosa en cualquier momento. Se me pasan los minutos frente a la pantalla de inicio de Netflix sin saber qué veré. Estoy en negro y un análisis de sangre me salió casi dos mil pesos. Estuve un mes y medio sin celular, porque me lo robaron en mi laburo. Me encanta Grey's Anatomy. No me gusta ver películas ni series sobre acoso sexual, porque fui acosada cuando salí del secundario. Le conté todo a una sola persona en la blogsfera. Las mujeres no me defendieron. Me enojé mucho con una compañera que le metió los cuernos al novio, porque era un buen pibe. Una bloguera me insultó una vez. Otra me sacó un libro de las manos. Una representante editorial me dijo que no encajaba con el perfil del evento. No sé cómo confiar en las reseñas de los BBB que reciben dinero de las Editoriales y me enoja que no le digan a los lectores que cobran plata. Porque una cosa es recibir un libro, que quizás leas o quizás no, y otra es cobrar plata. No me están gustando los libros que salen últimamente. Son demasiado "ligeros", demasiado marketing detrás, demasiado apuntar a tiene tantos suscriptores en su canal. Me gustan los libros de tapa dura y colecciono libros de Jane Austen. Me da vergüenza aparecer en fotos o hacer vídeos. No soy buena todo el tiempo, me gusta mandar a la gente a la mierda de vez en cuando.

Disculpen si este texto ofende a alguien.
Solo quería decir cosas que tenía atragantada.

Resultados del Sorteo | #TallerDeMoxie

jueves, 6 de septiembre de 2018


¿Adivinen qué día es hoy? ¡Día de sorpresas! *mentira, es un día como cualquier otro* Lo importante es que aquí tienen lo más esperado: el resultado del Sorteo y Lectura Conjunta Feminista, un especial que hicimos en el Taller de Libros. Espero que les haya gustado, los invito a contarnos qué nueva temática les gustaría leer.

¡Felicidades a...

♥ Natalia Torregrosa

a Rafflecopter giveaway

Le recuerdo a la ganadora que tiene 48 hs para reclamar su premio enviando un email a cualquiera de los blogs organizadores. Pasado el tiempo límite, si no hay reclamo, el premio será resorteado.

¡Muchas gracias a todos por participar!
Pronto el sorteo de este mes ♥